Soluciones / Sector Industrial

La “seguridad imprescindible” en el sector industrial

Somos expertos en protección contra incendios en establecimientos industriales. Consideramos que, si la seguridad es una necesidad básica de toda compañía, la protección contra incendios en el sector industrial es la “seguridad imprescindible”, tanto por la propia integridad física de las personas como por las graves consecuencias que un incendio puede provocar en cualquier industria, con la consecuente pérdida económica y de reputación.

Grandes empresas industriales del país han confiado en nosotros el diseño y la instalación de sus sistemas de Protección Contra Incendios y, el mantenimiento de estos. Contamos con los mejores profesionales y el uso de la tecnología más avanzada, con la finalidad de garantizar el nivel de seguridad más elevado en caso de incendio.

Nuestro objetivo es mantener su empresa, sus bienes y activos, a salvo y protegidos a través de las más eficientes e innovadoras soluciones:

Instalamos sistemas de control de humos eficientes, de alto rendimiento y seguros.

La instalación de sistemas de control y evacuación de humos es de obligado cumplimiento según la ley vigente, al ser imprescindibles para salvaguardar vidas y bienes.

No solo hay que tener en cuenta el resto de las instalaciones de protección contra incendios (rociadores, sistemas de detección, etc.) sino que hay que conocer las especificaciones de cada edificio.

El principio de funcionamiento de los sistemas de control y evacuación de humos se sustenta en dos elementos esenciales: los puntos de reemplazamiento de aire y las cortinas de humo. Los primeros son imprescindibles durante la evacuación de humos, ya que permiten que entre a la zona afectada la misma cantidad de aire que se extrae asegurando así el funcionamiento de los SCTEH ya que se mantiene constante la cota del plano de presión neutra. Por su parte, las cortinas de humo evitan un enfriamiento excesivo de los humos por expandirse demasiado, lo que provocaría una bajada del gradiente de presiones y, en consecuencia, un mal funcionamiento de los sistemas de control y evacuación de humos. Además, permiten la sectorización de los espacios, lo que minimiza los posibles daños y evita que el incendio se propague por todo el edificio.

El diseño de los sistemas de control de humos debe realizarse bajo la premisa de que éstos gestionan la masa de humos que se genera en un incendio. Por lo tanto, deben ser capaces de resolver el problema de la dinámica de fluidos que se produce y que es una cuestión de alta complejidad. Existen dos alternativas: aplicar un cálculo simplificado del comportamiento del humo; o, como hacemos desde SABICO CONTRA INCENDIOS, trabajar con un cálculo que resuelve el problema original del movimiento de los humos y que permite verificar todas las exigencias de funcionamiento de los sistemas de control y evacuación de humos.

La extracción de humos es una actividad esencial en un incendio: mejora la visibilidad, aporta aire fresco y reduce la temperatura.

Los sistemas de ventilación industrial se suelen utilizar en aparcamientos o en zonas donde no es posible el uso de la ventilación natural.

Los sistemas de ventilación industrial como extractores y ventiladores deben cumplir con todas las exigencias del marco normativo vigente y estar certificados para su uso. De la correcta extracción de humos depende que la evacuación de las personas y posibles víctimas sea factible, así como la protección de la estructura del edificio y la mejora de las condiciones de acceso de los equipos de emergencias a la zona afectada.

Además de aparcamientos, los sistemas de extracción de humos son perfectos para naves industriales de riesgos especiales con alta posibilidad de incendio y grandes cocinas industriales. Dentro de los sistemas de extracción de humos, encontramos tres tipos de soluciones, tal y como indica la normativa RIPCI.

    • Sistemas de control de humos y calor por presión diferencial: Se trata de sistemas de ventilación industrial concebidos para limitar la propagación de humo de un espacio a otro, dentro de un edificio, y permiten mantener condiciones seguras para las personas y los servicios de extinción en los espacios protegidos. El diseño y la instalación de los sistemas de presurización se realizará de acuerdo con la UNE-EN12101-6 y con la UNE 23584, en los aspectos en que la anterior no lo prevea.
    • Extracción de humos por sistemas de control de humos y calor por ventilación horizontal, son sistemas concebidos para limitar la propagación del humo desde un espacio a otro dentro de un edificio con rapidez.
    • Por último, los sistemas de ventilación para extracción de humos, son concebidos para extraer el humo generado durante un incendio en aparcamientos, o donde no pueda usarse ventilación natural SCTEH (según el CTE).

La sectorización es clave en la protección pasiva de los edificios ya que nos ayuda a evitar la propagación del fuego y del humo.

La sectorización consiste en la división de un espacio en varias partes, para conseguir que, en caso de incendio, este quede confinado en un único punto -controlado- de manera que evitemos su rápida propagación.

Esto permite minimizar los riesgos en las tareas de evacuación y extinción, nos permitirá tener una mejor visibilidad y los equipos de emergencias podrán acceder al área afectada con mayor facilidad pudiendo intervenir de manera ágil y eficaz.

Lograr localizar un incendio incipiente en un único punto confinado, ayuda a evitar el flujo de partículas nocivas y el incremento de temperatura general en las zonas colindantes al foco de calor. De esta forma, lograremos evitar graves daños en la estructura y se podrá realizar la evacuación en mejores condiciones.

Los elementos que permiten la sectorización contra incendios pueden quedar ocultos hasta el momento de su activación, que puede ser por medio de SHEVS, alarmas de incendios, puerta cortafuegos, retenedores, sellados de huecos etc. Entre los diferentes sistemas de sectorización de incendios están las cortinas de humo y fuego, una solución innovadora y funcional al mismo tiempo que económica y práctica. Su base tecnológica es textil, lo que la hace muy versátil y adaptable. Su composición es de fibra de vidrio, un material ignífugo que se mantiene optimo con el paso del tiempo, yes ligero y no somete a cargas estructurales al edificio y siendo flexible, por lo que no ocupa mucho espacio. Además, este sistema destaca por su rápida instalación y fácil mantenimiento.

Los rociadores automáticos contra incendios son la mejor opción para garantizar la seguridad de los bienes y de las personas en grandes edificios industriales.

Las Industrias cada vez son más grandes, más complejas, más automatizadas, almacenan mercancías mixtas, requieren de sistemas informáticos complejos, racks cada vez más altos… están cada vez más robotizadas y son uno de los mayores retos para la protección contra incendios. Por ello, sus edificios requieren una protección contra incendios con un enfoque diferente, lo más preciso posible.

Los sistemas de rociadores automáticos o sprinklers garantizan la protección de este tipo de instalaciones, ya que están diseñados para minimizar un conato de incendio, y su control es rápido y muy eficaz, son concebidos para proteger la totalidad de un gran edificio, nave industrial, almacén, y totalmente independientes a cualquier otro equipo que se utilice en el momento.

La detección de incendios debe ser temprana y robusta, con una gestión de la información precisa, rápida, integral y coordinada.

Los sistemas de detección de incendios han de funcionar no sólo de forma autónoma sino interaccionar con el resto de los elementos de seguridad.

La protección de las personas en edificios de alta ocupación y, también, la protección de los bienes de almacenamiento y producción en la industria, requieren que los detectores automáticos de incendios sean cada vez más avanzados. En SABICO CONTRA INCENDIOS apostamos por la instalación de sistemas de detección de incendios inteligentes, capaces de administrar y tramitar información de forma veloz y eficaz y siempre con el objetivo de que los datos, actuaciones e integraciones con el resto del edificio formen un engranaje perfecto. Desde un sistema de evacuación y guiado inteligente, hasta la operación de puertas cortafuegos, compuertas en conductos, arranque o parada de sistemas, control de humos, señalización dinámica, etc.

Los sistemas automáticos de detección de incendios deben ser la red neuronal que hace reaccionar al edificio de una forma rápida y eficaz. Nosotros ponemos en valor el ir un paso más allá de lo que se ha hecho hasta el momento y, por eso, añadimos la gestión de datos e información para la toma de decisiones como elementos fundamentales para conseguir una mayor eficiencia de los sistemas de detección de incendios.

Además, contamos con una Central Receptora de Alarmas de Incendios propia que dispone de gestión gráfica, análisis de datos en tiempo real y una comunicación rápida con los servicios de emergencia para aportar un valor añadido en la gestión del aviso. En nuestra CRI realizamos un seguimiento exhaustivo de las instalaciones conectadas de nuestros clientes para dar una respuesta eficaz al protocolo establecido en cada caso con nuestros clientes.

Para más información consulte con nuestros expertos