Soluciones / Hostelería

Instalamos el sistema adecuado para apagar el foco del incendio de manera efectiva

La prevención de incendios en el sector de la hostelería es fundamental. Esta tipología de negocios, que aúnan dos ramas de actividad diferentes, el alojamiento y la restauración, está sometida a factores de alto riesgo:

En el caso de la restauración, el uso de aceites y grasas en las cocinas industriales y la gran potencia calorífica de los equipos de cocina (freidoras, fogones, planchas…) son sin duda algunos de los factores a considerar.

Aunque se presupone que los hoteles están sometidos a los mismos riesgos y causas de incendio que otras actividades similares, existen una serie de factores específicos que afectan de forma particular a la seguridad de las personas como, por ejemplo, los huéspedes duermen en estas instalaciones que además desconocen y son de un tamaño significativo.

Si la sectorización o protección no es la adecuada, un incendio en este tipo de estancias puede provocar una auténtica catástrofe al propagarse a lugares colindantes.

En España se han producido alrededor de 10 incendios diarios en establecimientos hoteleros durante 2018, según las estadísticas de seguridad contra incendios registrados por la asociación de aseguradoras Unespa. De hecho, varios estudios realizados por organismos internacionales apuntan que la probabilidad de que se ocasione un incendio en un hotel es hasta diez veces mayor que la de un hogar convencional. Este dato convierte al fuego en un gran riesgo para los alojamientos.

En SABICO CONTRA INCENDIOS ayudamos a nuestros clientes del sector hostelero a estar al día en todo lo que se refiere a las normas del Código Técnico de Edificación (CTE) y del Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios (RIPCI), mediante el diseño, la ejecución, la puesta en funcionamiento y el mantenimiento de sus instalaciones. Nos aseguramos de que dichas instalaciones, así como sus materiales, componentes y equipos, cumplan con lo establecido en el RIPCI que, desde 2017, incluye nuevos sistemas contra incendios como el control de humos, agua nebulizada, mantas ignífugas y señalización fotoluminiscente. No sólo somos una empresa instaladora y mantenedora habilitada, sino que, además, podemos proveerle de los productos para combatir el fuego mejores y más eficaces.

Nos aseguramos de que los elementos de protección contra incendios encajen a la perfección, logrando que la protección pasiva –todos los elementos especiales que evitan el fuego y su propagación y la evacuación– y la activa -todos los sistemas encargados de proteger los edificios y de ofrecer seguridad a las personas que están en él-, se complementen proporcionando máxima protección y minimizando los desperfectos causados en caso real de extinción de un fuego.

Disponemos de las últimas novedades para el sector, tales como sistemas de detección temprana, de agua nebulizada o rociadores automáticos, novedosos sistemas de control de temperatura y evacuación de humos…etc

Sin duda alguna, en este sector, la seguridad debe ser considerada una inversión, un aporte al bienestar y un distintivo de calidad y excelencia ya que un incendio no sólo podría provocar pérdidas millonarias, sino que, además, podría poner en riesgo la salud de empleados y clientes sobre todo si se produce en temporada alta.

Existen unas medidas de protección contra incendios obligatorias en la normativa española actual, como las señaladas en el Código Técnico de la Edificación (CTE), el nuevo Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios y las diversas normas UNE, que abarcan respectivamente la edificación, las instalaciones y empresas instaladoras y mantenedoras, y la calidad de los productos.

El CTE es de aplicación obligatoria en los proyectos y las obras de nueva construcción, de reforma de edificios o cambio de uso de los mismos. En su apartado de seguridad en caso de incendio el CTE establece medidas para impedir la propagación de un incendio, tanto interior como exterior al edificio; para facilitar la evacuación de ocupantes del edificio en condiciones de seguridad; la instalación de sistemas de detección, control y extinción; medidas para facilitar la intervención de los bomberos; y, finalmente, las medidas necesarias para que los elementos estructurales mantengan su función durante el tiempo necesario. Además, se establecen las condiciones de reacción y resistencia al fuego que deben cumplir los elementos constructivos.

El diseño, la ejecución, la puesta en funcionamiento y el mantenimiento de dichas instalaciones, así como sus materiales, componentes y equipos, deben cumplir lo establecido en el nuevo Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios, RIPCI (R.D. 513/2017), cuyas principales novedades que afectan a hoteles son la inclusión de nuevos sistemas contra incendios, como el control de humos, agua nebulizada, mantas ignífugas o la señalización fotoluminiscente.

Además, hay un capítulo específico sobre inspecciones periódicas a las que se han de someter las instalaciones de protección contra incendios. En este sentido, la propiedad (Gerencia hotel) está obligada a realizar revisiones trimestrales de los aparatos, equipos y sistemas. Y lo debe hacer constar en acta (siguiendo la norma UNE 23580 Seguridad contra incendios. Actas para la revisión de las instalaciones y equipos de protección contra incendios. Inspección técnica para mantenimiento). Dichas actas deben ir firmadas por la propiedad y el mantenedor.

Para más información consulte con nuestros expertos